miércoles, 4 de marzo de 2009

Sueños 04/03/09 "macabria"

Después de muchísimo tiempo sin soñar en condiciones por fin lo vuelvo a hacer, y en condiciones. Dos pesadillas han sido las que, para que nos vamos a engañar, me han atormentado esta noche.

Macabria

Estaba en clase hablando con una profesora, le contaba que no podría asistir a las prácticas del próximo dia porque vivia en una casa de campo y en ciertas ocasiones me resultaba muy dificil venir a clase. Le expliqué donde estaba la supuesta casa y accedió. Acto seguido aparezco por la carretera en la que supuestamente, en sus cercanías, estaba mi casa.
Llegué a un camino de tierra y allí había un viejecito esperándome con una moto muy vieja, él supuestamente era mi abuelo. Mientras íbamos en la moto me iba contando que ahora salía mucho de caza y que solamente cazaba conejos, y que, si éstos no se los comía los enterraba en unos agujeros hechos en el camino por el que pasábamos... El fruto de esto era evidente, cuando llevábamos unos 100 metros de camino comenzaron a aparecer agujeros en el suelo, es mas, es que el suelo estaba completamente hueco, la luz que entraba por unos agujeros se podia ver por los otros. Una de las veces me asomé a uno de esos agujeros y lo único que allí había era una cantidad ingente de conejos muertos, puestos "de pie"... Lo peor no era eso, es que todos los conejos tenían la cabeza cortada a la mitad, seccionada por la parte de la cara, y en vez de tener ojos, hocicos, boca... tenían una masa sangrienta y visceral en la que la propia sangre coagulada daba idea del tiempo que podrían llevar allí... otras veces no parecía ser mucho.
La concentración de agujeros iba aumentando, al igual que mi tensión, ¿dónde me llevaban?.

Por fin llegamos a la casa, muy cochambrosa y sucia, a juego con la moto del anciano y sus ropajes. Abrió una de las puertas de la casa y de repente salió un hombre alto con rastas, moviéndose de un lado a otro... El anciano me dijo, no te asustes, ya no está aquí, no te hará nada... aún mas aterrorizado me asomé al interior de la casa y allí había mucha gente de pie moviendose espasmódicamente de un lado para otro, con las miradas desencajadas y emitiendo leves sonidos. Evidentemente salgo de allí, y el anciano dijo que me iba a presentar a "mi supuesta madre", entramos en otra sala y había una mujer con el pelo largo, por la cintura, y rubio de espaldas a la puerta, cuando entramos en la sala el pelo de la mujer comenzó a enroyarse hacia arriba, a crear tirabuzones y a peinarse sin que, aparentemente, nadie lo tocase. La mujer me dirigió la mirada y me dijo que fuese con ella.
Salimos ambos a la puerta de la casa, y me dijo que esperásemos allí.... dijo algo así como que el OVNI pasaría en breve porque iba por el grado 50 (no se que significa esto)... lo que me recordó que en el sueño, anteriormente hablando con mi chica estábamos hablando sobre que el ovni iba por el grado 43. Una luz pasó por encima de la casa, y nosotros nos movimos para que no nos diese. A lo que le pregunté a la mujer que si sabía algo de eso, y me dijo que sí, que ella ya había estado allí, Fin de sueño.




Sueños dos:
¿Arte de magia?

Entré en mi casa del pueblo, me senté en el sillón del salón y me dispuse a pensar en mis cosas. Notaba a la gata muy inquieta saltando por la casa, oliendo por todos lados, pero no le di importancia.
De repente noto como que una bolita de papel de aluminio viene rodando desde la cocina hasta el salón, y justo en el lugar en el que estoy sentado se para... Cogí la pelota extrañado, la desenvolví y no había nada, no le di mucha importancia. Al rato otra bolita se acercó a mi lado... me extrañé aún mas, lo siguiente que vino arrastrandose por el suelo fue algún utensilio de cocina... se paró delante de mi. La agitación de la gata iba aumentado, al igual que mi inquietud.
Cuando no podía mas, un carro de madera, en el que está el pan, viene desde la cocina por el pasillo, al igual que todo lo demás, y se para delante de mí. No aguanto más, me levanto, le doy una patada al carro y lo estampo contra la pared de los nervios que tenía, aquel carro saltó en mil pedazos. A continuación salí corriendo de mi casa a buscar a mis padres, no podía parar de llorar por el agobio que estaba sufriendo, les conté lo sucedido, no le daban importancia. Yo solo pensaba en que no me atrevería a volver a dormir solo en aquella casa. Fin de sueño

2 comentarios:

Sofía Berkana dijo...

Desde luego, no creo que nadie niegue que son dos pesadillas MUY angustiosas. Lo de los conejos demacrados es lo que más me ha impactado con diferencia, a ver cuando lo pintas ;)
? ???? ??????
<1semana...

Gabo dijo...

Wow, el primer sueño.. muy descriptivo, el abuelo parecia ser una persona muy cruel.
Lo del los conejos, casi me lo pude imaginar que horror, y lo del pelo que se enrulaba solo jaja, me encanto, me vino a la cabeza "Alicia en el pais de las maravillas" por el conjunto de situaciones raras..

Me gusto mucho el sueño.. saludos.

GABO