viernes, 30 de enero de 2009

Sueño 30/01/09

Estaba en Madrid y decidí salir a dar una vuelta por el barrio. Era de noche y como no me conocía muy bien la zona iba con bastante cuidado, aún así, iba entrando de vez en cuando en algunas tiendas para comprarme algo para comer. Una de las veces que entré en una tienda salí con un plato pequeño en la mano, y en ese plato había unos huevos cocidos, los cuáles me estaba comiendo. Después de caminar un rato decidí volver a casa, pero quería tomar una ruta distinta, asi que fui a dar "la vuelta a la manzana". Llegué a la calle de atrás pero no me hacía mucha gracia, me daba bastante miedo y volví por donde había venido. En ese momento vino una mujer de color hacia donde estaba yo, pero pasó, creo que llevaba un bebé en brazos. Poco después vi la sombra de tres hombres que venían hacia mi, esta sombra si que me aterró y me escondí. Cuando pasó un rato fui por donde supuestamente venían los hombres, no había nadie...

Vino mi abuelo a por mí en el coche para llevarme a casa. Cuando íbamos en el coche vimos un reflejo en el suelo. Nos bajamos del coche y fuimos a ver que era lo que producía eso. Era un reloj, lo único es que el reloj esta puesto en la muñeca de un hombre, un hombre muerto al que también se le veía parte de la cabeza. Hacía poco que le habían matado ya que la arena estaba movida. Llamamos a la policía en ese momento, y nos fuimos de la zona. Yo no podía dejar de pensar que si hubiese ido yo en ese momento por allí me habrían matado a mi. Mi abuelo conducía muy mal, se iba saliendo de la carretera, pero no pasó nada.

Por último estaba en una sala, estaba pintando un pie, dándole colores. Una amiga nos dijo a mi y a otra persona cómo teníamos que hacerlo. Seguíamos pintando el pie con ceras, y la verdad es que estaba quedando muy bien. Al rato me di cuenta de que eso no era un pie sino un pollo. El pollo estaba habierto por la mitad, y con la mano, comencé a sacarle las vísceras. Hubo un momento en el que le rompí una bolsa interna y comenzaron a salir heces, era muy desagradable. Al final lo deje limpio por dentro, pero la sensación fue muy desagradable ya que lo hice todo con mis manos. Fin de sueño.

4 comentarios:

Sofía Berkana dijo...

EL título podría ser "La pesadilla del pie que se convierte en pollo" XD

Barbi dijo...

Pintar un pie? que se convierta en pollo? destriparlo?
que sueño más raro!!!!

Irie Olvia dijo...

hola cielo
hace tiempo que no se de ti, que no paso por aquí, es que tengo abandonado el mundo blog.

Sueño raro,sin duda, sobre todo ese final. Sin embargo deja una estela de miedo, estas bien? bueno a ver si pasando examenes hablamos largo y tendido.

besos rojos

Gabo dijo...

Las sombras desconocidas son horribles en los sueños, he soñado varias veces con eso.
Cambiando de tema, el pie y el pollo jaja, genial.

saludos

GABO