lunes, 24 de agosto de 2009

Sueño 24/08/09 "Un par"

Este sueño he tardado bastante en escribirlo y no se lo he contado a nadie, por lo que he perdido una gran cantidad de detalles. Aún así escribiré de lo que me acuerdo con la mayor exactitud posible.

Un amigo nuestro decidió invitarnos a una fiesta de su cumpleaños en un lugar que el concretó. Yo decidí ir a aquel lugar andando, por lo que en el comienzo del sueño era lo que hacía, caminar. Atravesaba unos pasillos largos, con mesas, como si fuese una biblioteca para salir por una puerta que había en el techo, la gente caminaba de un lado a otro, y una pareja que iba delante de mi estaba leyendo unas instrucciones de un juego de mesa al cual me gusta jugar, ellos iban diciendo que no entendían mucho las instrucciones, entonces les dije que yo se lo explicaría... Salí por la puerta del techo y aparecí en una especie de montaña, me monté en una bicicleta y subí por una carretera que había en la ésta. A medida que iba subiendo, se me iba haciendo de noche. Por fin llegué al punto de encuentro en el que nos dijo mi amigo que nos invitaría, entramos y aquello era un lugar oscuro, lúgubre, daba mal royo entrar allí, era una especie de patio trasero de una casa pero a lo rústico y no se veía el fondo de aquel patio debido a la oscuridad tan densa que había. En la puerta había una chica, a la cual no conozco, a la que le preguntamos que si allí había zombies... :s... nos dijo que no nos lo diría, que probasemos nosotros a entrar allí. Entramos y comenzaron a venir perros muy grandes, como doberman, a por nosotros, uno de ellos me atacó el brazo, y tuve suerte de tener la escayola (la cual hoy me han quitado en el médico) porque el perro me la destrozó en el sueño, si no hubiese estado me lo hubiese arrancado el brazo de cuajo. Estando todos los amigos en aquel patio intuía unas siluetas que salían de la tierra en la oscuridad, pero no llegué a ver nada. Después salimos de allí, y el sueño terminó.

Otro sueño que he tenido hoy. Iba con un amigo mío a un supuesto torneo de karate en el que él participaba. Supuestamente yo iba a comenzar ese mismo día. Llegamos al gimnasio y nos encotrábamos con que aquello de gimnasio tenía poco, era una casa vieja y semiderruída. Un chico se acercó a mi y me decía, hombre Kuki! que tal estas, te conozco desde que eras pequeño y has cambiado mucho, yo no sabía quien era, pero era de mi edad mas o menos, el me conocía mucho, pero yo a él nada en absoluto.
El torneo iba a comenzar, y mas amigos míos llegaron a ver competir a uno de los nuestros. Salió a la lucha y entre combate y combate, y de exhibición en exhibición, llegó a la final. Un hecho curioso fué que en una de exhibiciones se ponían 3 chicas con cinturones blancos delante de él, y ellas no tenían que ofrecer resistencia para que mi amigo se luciese como nadie. En la supuesta final había muchísima gente, y mi amigo estaba crecido, muy confiado en él, y con una carisma y una una sobreinterpretación de despreocupación increíble. Cuando aquel combate terminó, ganó mi amigo, un hombre mayor se me acercó y me dijo, ¿tu eres el amigo del que me había hablado él? (mi amigo campeón de kárate), le dije... si, a lo que me contestó... ya te llamaré y vienes a entrenar con nosotros. Antes de eso, y como final de la competición, el tatami se llenó de gente moviendose en círculo y casi todos con unos trajes como de colores rojizos y faltas largas. Algunos llevaban una especie de carteles en los que no se que ponía, a la vez todos cantaban una canción, la cual no recuerdo.

fin de sueño.

1 comentario:

Gabo dijo...

hola, muy interesante lo del perro, te quitaron la escayola el mismo dia que lo soñaste?? sono muy liberador eso, me gusto esta parte..
Me causo un poco de gracia que el hombre anciano te invite a entrenar con ellos jajaja....
saludos y a seguir soñando

GABO!